1X19 Sanctuary



Escrito por Tim Minear y Joss Whedon

Dirigido por Michael Lange

WB 02/05/2000


Totalmente a solas, porque ni Cordelia ni Wesley quieren ayudarle, Angel se dispone a darle protección a Faith y a ayudarla a salir adelante. A enseñarle de primeras a vivir con lo que ha hecho, que no es poco. El puede decirla varias cosas sobre ello, porque lleva ya muchos años pagando con remordimiento por su maldad anterior.

Mientras Faith intenta serenarse y se concentra en vivir cada siguientes cinco minutos, el mundo exterior se confabula contra ella: no hay lugar para cazadoras malignas reconvertidas, como no lo hay para vampiro con alma. Wolram y Hart contrata una criatura demoníaca para terminar con ella, los tres matones del Consejo de vigilantes que la perdieron en Sunnydale llegan a L.A. y hacen un trato con Wes para capturarla, sin ninguna garantía fiable de que no la vayan a matar, y para colmo, aparece una Buffy llena de deseos de vengarse por cuestiones totalmente personales.

Lo de Buffy es caso aparte porque la niña como siempre ni come ni deja comer: lamentable  lo evidente que es aquí, más que en su serie todavía, que ya es decir, que al pobre Riley lo tiene para tapar el hueco de Angel cara a la galería, o para un polvo y poco más, y ni lo quiere ni lo querrá nunca. Cosa que el chico acaba notando, que tampoco es tan tonto. Cuando Buffy llega al sótano de Angel, él está abrazando a una descentrada Faith, y la reacción de Buffy es de "novia celosa" absolutamente, demostrando lo dicho, que Riley le importa una mierda, y  de paso que se cree con derecho a venir a molestar a Angel y a pedirle cuentas.
Cosa que se repetirá en la discusión que tiene mientras ella intenta llevarse a Faith con la excusa de que se entregue, desoyendo a Angel y a la propia Faith, hasta que golpea a Angel y él le devuelve el golpe metiéndole una soberana hostia que ¡joder cómo se la merecía! ¡Bien por Angel! Ya era hora de que alguien le dejara claras las cosas a la pesada de Buffy que cree tener todos los derechos.

El capítulo es muy bueno, vertiginoso, lleno de acción, con todo tipo de despliegues, armas, luchas para intentar capturar a Faith, peleas de Angel, Faith, Wes que lejos de dejarse engañar, lucha al lado de Angel, los vigilantes atacando hasta desde un helicóptero, un episodio lleno de emoción y sobresaltos que nos mantiene pegados al DVD y dando saltos en el sofá. Y con un final inesperado: cuando todo termina, la cazadora morena se entrega a la policía por voluntad propia, dispuesta a pagar por sus crímenes y a intentar empezar de cero y tener, de paso y quizás por primera vez en la vida, un poco de paz.

Y Angel por fin, para rematar la faena, le dice a Buffy que se largue a su casa y lo deje en paz. Que ya era hora. Que la niña anda follando por a ahí con quien quiere y encima se permite venir a joderlo a él y a pretender decirle cómo manejar su vida personal, encima sus asuntos profesionales.

Hay gente que no puede ser salvada, eso es algo que Angel comenta en alguna ocasión, y Faith podría parecer una de ellas, pero el vampiro irlandés no se da por vencido. Dispuesto a continuar lo que intentó en Sunnydale tanto tiempo atrás, dispuesto a luchar por Faith. El capítulo es muy vertiginoso y con momentos trementos, destaco cuando Wes parece dispuesto a entregar a Faith al Consejo, pero resulta que de eso nada. Wes tiene muchos matices y muchas profundidades, y si algo no es, es estúpido. La llegada de Buffy es lo más inoportuno del mundo en ese momento (no sólo por encontrar a Angel y a Faith abrazados sobre una cama o canapé, que de todos modos a ella qué cojones le importa, con perdón, si no son nada) sino porque parece desequilibrar aún mas la balanza contra Faith, y a la propia cazadora morena a punto de empezar su redención.

Pese a todas las cosas en contra, los cazaslayers del Consejo, Wes que parece haber abandonado (tiene motivos, la verdad) Cordelia que ha hecho mutis, Buffy que aparece para vengarse, un montruo horrible que envían los abogados de Wolfram y hart, y para colmo la idiota de policía Kate, Angel y Faith logran salir adelante en el episodio, y hay una fantásticas peleas en la azotea que me encanta ver. Buffy y Wes finalmente apoyan a Angel, de otro modo no sé como habrían salido de todo el embrollo de atacantes.

Como siempre, destaco la pedazo de hostia que le mete Angel a Buffy ¡bien! Yo también le habría dado por niñata metomentodo e injusta.

y destaco también, por inesperado al menos pata mí, el que Faith se entregue a la policía. Empieza su verdadera redención, y aunque es un personaje que no me decía nada en BTVS, creo que aquí en ATS se ha ganado un puesto entre las mejores. Lamentablemente no la veremos en Angel más que un momentito corto, hasta recuperarla en la cuarta temporada, también con grandes momentos, y luego por suerte  la tendremos de nuevo en Sunnydale para la séptima temporada de buffy.

Un final espléndido (de momento) para las andanzas de Faith en Los Angeles y la actuación de Angel con ella, tan generosa como arrisgada, tiene un buen final.