1X08 I Will Remember You



Escrito por David Greenwalt y Jeannine Renshaw

Dirigido por David Grossman

WB 23/11/1999

Buffy  aparece de súbito en las oficinas de Angel. Ha venido a L.A. ver a su padre, y aprovechando que está en la ciudad pasa a echrle la bronca por su visita fantasma a Sunnydale durante acción de Gracias (episodio Pangs) En ese momento ataca un demonio de la especie maura, que infecta a Angel con su sangre. Los poderes restauradores de la sangre del demonio devuelven a Angel la humanidad y la vida. Consultados los oráculos, inexplicable (y alucinante) mente, el vampiro ha salido de todas las profecías, planes eternos, de los poderes, y de todos los juegos y listas de campeones: simplemente vuelve a ser una persona.

Intenta su relación con Bufy desde este nuevo comienzo, aunque la verdad no convencen mucho no se les ve muy emocionados y sí bastante angustias a los dos. Bueno, y sabemos que química no tienen com pareja, por mucho que se quieran y todas esas cosas. Angel prueba de nuevo la comida que curiosamente parece que no saboreaba antes, curioso porque otros vampiros sí se ponen morados de comer y beber con evidente placer (y el mismo se mete buenos lingotazos de whisky y bebe cerveza y otras cosas en la serie)
Pero al poco Angel decide de manera unilateral, de nuevo, que no es lo mejor porque así no la puede ayudar... o por lo que sea, tras pasar una sola noche de amor con la joven pide a los oráculos que retrocedan el tiempo borrndo ese día como si nohubiera ocurrido. Impresionantemente triste la despedida cuando todo va a desaparecer, ella lo va a olvidar y se les acaba  el tiempo, un ejemplo de guionistas sádicos hasta la médula.

Todo vuelve al principio, Buffy llega a Los Angeles, el demonio Maura ataca, y Angel lo mata al instante antes de que le toque con su sangre. La cazadora le echa la bronca que había ido a echarle y se marcha, y Angel  se queda solo con unos recuerdos que él sí que tiene. Sufriendo, que es lo suyo.

Bueno, creo que no hay más que comentar por mi parte de este capítulo tostón y con final sádico y angustioso, como casi siempre con el bangel, qué pena de verdad. Además es que es aparecer la Cazadora, y Angel queda reducido a un llorica angustias que hay que salvar. Eso no es justo para el personaje ni los fans.

Y anoto que aparte de que me parece un ABSURDO asi en mayúsculas todo el rollo del demonio Mohra... aún me lo parece más que de repente, así porque sí, nos quieran vender que Angel sigue "enamorado" de Buffy. Seamos serios, majete, que la plantaste tú como a un geraneo.

Y aparte comentar que el recurso de "ha sido un hechizo/cambio de realidad/ lo que sea" y ahora vamos a olvidarlo todo... usado en momentos específicos, muy justificados para el guión o el relato, y siempre con cuentagotas, es un recurso muy válido y que puede dar juego.
Pero porque sí, o sin venir a cuento, o como excusa para hacer "genialidades" o probatinas en pantalla, con lo único que se queda el espectador es con que se han reído de él. A mi en muchas ocasiones me parece una tomadura de pelo barata e irrespetuosa. Es el típico recurso de adolescente que empueza con los fics y hace lo de "no, en realidad solo fue un sueño". Pues hay que esforzarse un pelin más.

Me vienen a la mente capítulos o momentos de Buffy y Angel con este recurso, que son buenos o geniales, como Tabula rasa (ahí no se rien de ningún espectador) o Something blue, glorioso por completo. Pero esto de este capítulo es más lo que comento de "bah, solo era un sueño, olvidadlo" que por desgracia veremos de nuevo en ATS por ejemplo en 4x10 Awakening, o con el borrado de memoria general del final de la cuarta temporada. (Lástima que a los espectadores no nos llegase el hechizo para olvidar las repulsivas escenas Connor/Cordelia etc etc)

Que este capi aparte del bangel más rancio que un arenque de barril, molesta también por eso. O sea, o hazlo, o no lo hagas, pero no te rías de los espectadores (y de los fans bangel especialmente, yo si fuera una repudiaría el episodio con toda el alma).

En fin, y que yo me paso a cámara rápida las pretendidas escenas amorosas, que es que me dan hasta grima.