1X10 Parting Gifts



Escrito por David Fury y Jeannine Renshaw

Dirigido por James A. Contner

WB 14/12/1999


Cordelia descubre, a su pesar y de manera trumática, que Doyle después de todo sí le ha dejado algo al marcharse, algo muy personal e íntimo: el resplandor azul que vimos entre sus labios cuando la besaba en el capítulo anterior eran nada menos que el poder de recibir las visiones de los Poderes, que ha traspasado a la muchacha. Cordelia, ecléctica y positiva ella, intentará por un lado saber qué demonios ha visto en su visión primera de algo "feo, gande y gris" y por el otro sacarse de encima el nuevo poder besando a todo bicho viviente que se le ponga a tiro.

Entre tanto, un demonio de apariencia inofensiva y pinta de vividor llega pidiendo ayuda a las oficinas de Angel, lo persogue un obcecado cazador de demonios desde hace tiempo y no consigue librarse de él. El cazador resulta ser nada menso que Wesley Whyndam Pryce, ocupado en la caza solitaria de criaturas malignas desde que fue expulsado del consejo de Vigilantes. Y no va siguiendo a ese pequeño demonio empático, sino a otro de apariencia grande y peligrosa.

Pero como casi siempre en el whedonverso, las apariencias no suelen tener que ver mucho con la realidad y el equipo investigador, empezando por Cordelia, se darán cuenta enseguida...

Se disfruta mucho viendo este episodio, me encanta la trama, típica de equívocos, con Angel ayudando al demonio que no era. ¡LOL!
Qué nervios cuando están viendo morir al otro pobre demonio (también Wesley lo perseguía sin ser el malo) y mientras tanto ves que el verdadero villano está atacando a Cordelia. Con mucha violencia, hay que decirlo, pienso que es muy malvado y repulsivo porque le pega por gusto a la pobre muchacha.

Cordelia está genial, me encanta en ATS, y eso que estamos casi empezando la serie. Me encanta cómo aturulla a Angel, volviéndolo loco y mangoneándolo a placer ¡hasta hay escena de beso! Egoísta, inmundo, buena es Cordelia, porque lo que quiere es pasarle a quien sea las visiones de Doyle, pero beso. ¡Qué bien dan como pareja! Son tal para cual, porque además Angel es mega muermo, y una tía como Cordelia no lo deja angustiarse mucho, de hecho no le da tiempo con todo lo que lo domina y mangonea.

La escena final deliciosa, con el pobre Wes apuntándose al desayuno y Angel cocinando. Se acabaron las angustias monjiles que le veíamos en Buffy, aquí está mucho más suelto, más divertido, y encima cocina huevos revueltos ¡y tostadas!

De la llegada de Wes ya podéis imaginar que me parece lo mejor del episodio, con esos pantalones que le aprietan en el paquete jajaja. Por cierto ¿son imaginaciones mías y Angel se lo come con los ojitos? No han tenido mucha relación en Sunnydale, y en todo caso no muy buena. Pero el corazoncito de Angel se emociona al verlo ¿verdad?
En serio, observad cómo lo mira... creo que piensa cosas impropias al verlo vestido de cuero.