1X12 Prophecy Girl

 

Escrito por Joss Whedon

Dirigido por Joss Whedon

WB 05/05/1997


Termina la primera temporada de Buffy y lo va a hacer de modo sorprendente, emocionante y que va a cambiar para siempre la idea que pudiéramos tener de que esta era una serie para adolescentes poco exigentes.
Se acerca el baile de fin de curso, pero Buffy no va a tener esa fiesta de chica normal: después de negarse a salir con Xander, que reacciona ya en estos inicios de modo  miserable y resentido, escucha a Giles y Angel hablando de que se acerca  el día de la profecía de Codex de Pergamo, que dice que finalmente  el Maestro será liberado y la Cazadora morirá.

Asistimos entonces a la angustiosa declaración de una chica de dieciséis años que no quiere morir, a las dudas y al dolor de Giles, que finalmente decide ir él en su lugar. Y poco después a la increíble valentía de la joven Buffy afrontando la muerte y el final, porque es lo que tiene que hacer. Una verdadera heroína que sin más ayuda que sus propias fuerzas acude a su cita con el Maestro. El viejo vampiro la acoge  hablándole de cómo funciona el mundo, le dice que si ella no hubiera decidido luchar y cumplir su destino, la profecía no se habría cumplido: es la misma Buffy la que la cumple, ahora, llegando para que la mate. El Maestro muerde a Buffy y la echa a un estanque,, donde queda su pequeño cuerpo vestido de blanco.

Pero Buffy tiene algo que otras cazadoras nunca han tenido, un motivo que veremos repetido a lo largo de otras temporadas;: Buffy tiene amigos. Xander y Angel llegan a donde está la joven muerta, apenas unos pocos minutos tras que el Maestro la tire ahí, y Xander le hace la respiración artificial, recuperándola. Entretanto la noca del infierno se ha abierto, y un enorme monstruo empieza a salir bajo la biblioteca del instituto, atacando a Giles, Jenny y Willow.

Una nueva Buffy más decidida y valiente aún que antes se enfrenta de nuevo con el sorprendido Maestro, al que vence al fin, echándolo por el lucernario del techo de la biblioteca. El vampiro se empala en una pieza de madera al caer, y su cuerpo se deshace, aunque al contrario que ocurre con otros vampiros, quedan sus huesos muertos.

Buffy ya no volverá a ser la misma después de esta noche. Nada lo será en Sunnydale. Ella ha vencido, y sobre todo ha decidido: ha decidido luchar por la humanidad y afrontar todo lo que la vida le depare. Ha decidido quizás por primera vez en la serie aceptar su destino y ser la Cazadora.

Este es un estupendo capítulo por muchas cosas, hay que darle muy buena nota a Joss Whedon por este guión y dirección. Pero... tengo sentimientos encontrados respecto a algunas cuestiones, y directamente malaleche en otras.

Empecemos por lo malo. Angel. Bien que no tenían claro qué querían hacer con este personaje (incluso volverlo humano a la muerte del Master y a comer perdices y casarse por la iglesia o algo ¿con Buffy que la conoce de 10 minutos?) por suerte esta porquería se desechó.
Pero sí se tenía claro que era un heroe o algo así ¿no? Uno de los buenos. Pues no recordaba que va a "salvar" a Buffy (no llega a tiempo de ayudarla) ¡¡porque Xander lo obliga a punta de pistola cruz!! Que el tipo estaba tan tranquilo en su casa, tras saber a ciencia cierta que ella iba a morir según la profecía que (torpe narrativamente como dijimos) el mismo Angel entrega a Giles en el episodio anterior. ¡manda narices! O sea, seamos claros, si Xander no lo obliga, Angel ni mueve un dedo por ayudar a Buffy.
Yo no puedo dejar de pensar si Spike se habría quedado en su cripta tan tranquilo en un caso como este... ¡vamos, por favor! Da la risa de pensarlo por absurdo. Nadie habría podido detener a Spike de intentar ayudar a la cazadora, aunque fuese a rastras.

A todo esto no se cómo Xander sabe localizar a Angel y dónde vive, pero en fin, aceptaremos cualquier explicación absurda.

El que sí está de diez es Giles, que ya en estos inicios decide mandar a la mierda todo e ir él a sacrificarse si hace falta por salvar a su niña, y está inconmensurable. Incluso cuando se enzarza con ella en una discusión infantil de "voy yo que soy más mayor, voy yo que soy la cazadora" y es Buffy la que le impide ir a enfrentarse nada menos que al Master noqueándolo de un puñetazo. Buffy debería haber mirado como hombre a Giles y no al idiota parado de Angel, que no le aportaba nada. ¡Qué ganas dan de que se vaya a su serie y eso que apenas lo hemos visto!

Cosas que me gustan del episodio: pues como siempre el Master, la escena inicial con Buffy, cómo la espera, le quita la chaqueta, la coge desde atrás y la domina por completo, tan alto y aterrador, y ella vestida de blanco como una novia virginal... terrible contraste con el modo desapegado con el que él la tira al agua una vez que se ha saciado, porque no le importa. No le importa nada más que sus propios planes y salir de su prisión. Una escena impresionante de verdad.

Y la escena de diez para Sarah Gellar/Buffy es cuando llega y se encuentra a Giles y a Angel (al que no ve desde el capítulo 1x07 o así) hablando de que ella va a morir. Desde que rie nerviosamente en la puerta de la biblioteca, hasta que se marcha, es una escena tan impresionante y bien interpretada que hay que quitarse el sombrero. La frase de Buffy de que tiene dieciséis años y no quiere morir, con ese quiebro de la voz de niña angustiada pone los pelos de punta. Y de paso nos deja claro que esto no es una serie cutrecilla para tontitos como puede parecer algunas veces.