2X17 Passion



Escrito por Ty King

Dirigido por Michael E. Gershman

WB 24/02/1998


Impresionante capítulo puro Angelus en acción. Se inicia con el vampiro observando a Buffy, recitando un monólogo que también cerrará el episodio y que es sin duda el mejor guión puesto en boca del personaje y el más emblemático.

Angelus empieza la ofensiva en serio, y comienza por decir de la forma más artera a Joyce que se ha acostado con su hija. La pobre Joyce que pensaba que se trataba sólo de un caso de ex novio despechado normalito, lo lleva con una entereza tremenda pese al miedo que pasa con Angelus en plan acosador. Tiene una conversación al respecto al fin con Buffy, muy difícil de la que Joyce sale como lo que es, una gran mujer, amante de su hija y respetuosa.

Entretanto, Jenny Calendar ha encontrado la manera de rehacer el conjuro de la restauración, y devolver el alma a Angel. Queda con Giles para la noche, con la intención de arreglar al fin las cosas entre ellos y pasar la noche juntos. Pero Drusilla se da cuenta de ello con su poder de premonición, y Angelus ataca a Jenny calendar en el instituto. Tras destruir su equipo informático la persigue por el instituto vacío, la atrapa, y le rompe el cuello.

Cuando Giles llega a casa encuentra el escenario más romántico que pueda imaginar, rosas, velas, música, media luz, y una invitadora nota que lo hace subir escaleras arriba con la sonrisa de anticipación de encontrarse a la mujer que ama. La encuentra, pero ella está muerta sobre la cama: Angelus lo ha preparado todo puesto en escena para él.

Giles desesperado acude a la vieja fábrica y se enfrenta a Angelus, prendiendo fuego al lugar, Buffy llega después y pelea con el vampiro, pero tiene que dejarlo porque Giles, en el suelo, corre peligro de morir en el incendio. En la trágica y hermosa escena final Buffy golpea y abraza a Giles sintiéndose culpable por no haber podido matar a Angelus antes de que hiciera algo como lo que ha hecho. El monólogo de Angelus continúa mientras asistimos a los hechos finales del capítulo..

Al final del todo, vemos tirado a un lado de la mesa de la señorita Calendar un disquete olvidado: es el hechizo de restauración del alma de Angel que ella había salvado.

Este es un capítulo de diez, lo cojas por donde lo cojas, es impresionante. Me queso admirada del buen guión, de las interpretaciones, de la historia, de cómo enlazan la pasión según la ven los diferentes personajes con la pasión oscura y retorcida que nos ejemplifica Angelus con todas sus acciones... Angel está que se sale, impresionante ¡qué grandísimo hijo de puta! Es que lo mataría a hachazos, en serio... hace un recital de maldad, mala sangre y retorcimiento sádico, lo borda completamente. Y de paso nos deja más que claro a qué clase de monstruo se están enfrentando la Cazadora y sus amigos. Incluso creo que a partir de ahora, más que nunca, comprenderemos que su propio hijo (Spike) lo traicione y vaya a buscar ayuda en las filas del bien para sacarlo de su vida, porque tenerlo cerca es un martirio. ¿No es tremendo que el Spike sin alma diga en voz alta que prefiere al Angelus atontado de antes que a "este" Angelus?

Spike: Spike:  What if she did? If you ask me, I find myself preferring the old Buffy-whipped Angelus.

Y la escena del asesinato de Jenny calendar... IMPRESIONANTE, de verdad, me afecta y mira que la he visto veces. La terrible persecución, las amenazas y burlas, la carrera escaleras arriba... el momento tremendo cuando le rompe el cuello. Y cuando la encuentra Giles en la cama se me ponen los pelos de punta ¡qué canalla inmundo asesino asqueroso! Y con su retorcido sentido de lo "artístico" en la puesta en escena del asesinato para Giles... Es una situación tremenda, terrible, impresionante, qué pena da la pobre chica, y qué pena tremenda da Giles.

Un capítulo de los mejores, sin dudarlo. Con tanto que comentar que no pararía de escribir. Cito por ejemplo para ir terminando la escena angustiosa y terrorífica de Angel en plan acosador con Joyce, que de verdad que piensas todo el tiempo que le va a hacer algo, da miedo de verdad, y la conversación entre Joyce y su madre que a mí me parece real, llena de preocupación por la hija tan joven y a la vez de respeto como persona, me gusta mucho Joyce ahí, y las apariciones de Spike por supuesto, que está a punto de estallar de pura rabia porque cualquiera aguanta a un cabronazo como Angelus, que parece que ha reaparecido con ganitas de joder atrasadas y sin límites.

Me gusta hasta el final, con Willow disponiéndose a dar la clase de Mrs Calendar, y ese plano al disquete donde recordamos que está el conjuro de la restauración. Un capítulo genial, estas historias y giros y desarrollos son los que engrandecen la serie y los que nos hacen que no nos cansemos de verla.