2X03 School Hard




Escrito por David Greenwalt and Joss Whedon (guión David Greenwalt)

Dirigido por John Kretchmer

WB 29/09/1997


¡Por fin ha llegado Spike a Sunnydale! Arrasando desde la primera aparición en escena (Home...sweet home) hasta el final del capítulo, sorprendente por completo.

Los vampiros del Ungido se preparan para la noche de San Virgilio, tradicional fiesta vampírica en la que planean hacer una gran matanza.  Junto con su novia Drusilla, débil y psicótica, Spike viene decidido a hacerse cargo de la ciudad. Y empieza por anunciar que va a matar a su  tercera Cazadora, Buffy Summers.

Más aterrador todavía, Buffy se ve obligada a "trabajos forzados" por el director Snyder y junto con una compañera destalentada y fresca, tiene que preparar la noche de convivencias de padres y profesores. ¡Ahí es nada!

La noche se San Virgilio se acerca pero...Spike se aburre y se cansa de esperar.  Ataca el instituto de Sunnydale la noche de los padres de alumnos, encontrándose con Angel, al que llama claramente Sire. (Luego Xander pregunta sobre esto a Angel y el moreno no lo niega) , Angel finge ser el de siempre e ir a atacar a Xander a medias, pero Spike le descerraja un puñetazo y se enfrenta a él, sabe que tiene alma y la trayectoria que lleva en Sunnydale.

Spike también tiene en el instituto su primer enfrentamiento con Buffy, cargado de erotismo que echa chispas por ambas partes y eso que se acaban de conocer,  Vamos, más química en media pelea que con Angel en lo que va de serie, está claro. Spike está a punto de derrotar a Buffy pero es vencido por un arma secreta: la madre de Buffy que le arrea un golpetazo en la cabeza con un hacha  y lo hace huir.

Al final del episodio, Spike va a disculparse con el  Ungido pero lo piensa mejor y mete al repelente niño en una jaula, l o saca al tejado y lo quema. Luego se va con Drusilla a ver la televisión. Su frase "a partir de ahora menos rituales y más diversión" marca hasta qué punto las cosas han cambiado en los vampiros de Sunnydale. ¡Bien!

Bueno, bueno bueno... ¡por fin ha llegado Spike, y con él la diversión a Sunnydale! Al menos para los vampiros y los espectadores. Toda la entrada de Spike con Drusilla es impresionante, y especialmente el vampiro rubio. cada movimiento, expresión de cara (hay otro vampiro que sea tan expresivo transformado como él??) y cada linea de diálogo son geniales. Y me encanta que diga que ha leído sobre el Ungido, no que ha oído hablar de él o le han dicho por ahí. En este primer episodio Spike tiene varias referencias literarias claras y curiosas, y de paso nombra lo de que se comió un hippie en Woodstock, que no deja de ser una extraña mezcla, la que será el personaje a lo largo de toda la serie.
Del bailecito de apareamiento con Buffy creo que ya lo hemos comentado muchas veces, si es que sólo falta el narrador del documental de animales explicando el cortejo ritual entre Slayer obnuvilada por vampiro buenorro y el vampiro alelado por laa Slayer con faldita corta ¡Me LOL!

Es un capítulo para disfrutar viendo a Spike, y también cuando se carga al repelene niño mofletudo ese... que por cierto hasta este mismo instante suponíamos que era un vampiro pero no lo sabíamos a ciencia cierta ¿me equivoco? O sea en ningún momento se dice que lo fuera, ni se le ve transformado. Menos mal que sí que era, y arde como la yesca.

Y remarco unas cosillas que me gustan especialmente del episodio: Snyder, malo hasta decir vale que me encanta totalmente, Xander que al inicio del capítulo por una vez que no hace nada las chicas casi se lo comen (dice que todo va a ir bien y empiezan a echarle en cara que diga eso atrayendo la desgracia) y por supuesto todo ese asunto de la paternidad de Spike, que era claramente de Angel desde esta primera aparición de William the Bloody, y que seguirá así sin ninguna duda hasta la quinta temporada, como también hemos comentado en otras ocasiones.

Un capítulo genial y todo un recital de Spike... Xander dice en el teaser que a lo mejor ahora cambian las cosas y no sabe qué razón tiene, porque Spike acabará cambiándolo todo. Absolutamente.