2X08 The Dark Age



Escrito por Dean Batali y Rob Des Hotel

Dirigido por Bruce Seth Green

WB 10/11/1997


Un capítulo que nos muestra bastante más cosas sobre el pasado de Giles de las que é querría que supiéramos.  Y como de costumbre, Ethan Rayne anda metido en el asunto.
El demonio Eyghon ha llegado a Sunnydale,  y va en busca de los que lo invocaron, muchos años atrás, para matarlos uno a uno. El demonio fue invocado por un grupo de personas, en los setenta, en medio de una orgía de alcohol y drogas. Entre los participantes,  Giles y Ethan Rayne. Eyghon localiza a sus invocadores por un tatuaje con su símbolo, podemos ver que Ethan lleva uno, y Giles otro.

El demonio posee los cuerpos muertos o inconscientes, y llega a poseer en este capítulo a Jenny Calendar, lo que será causa de que la joven coja miedo y rechace acercarse más a Giles.
Mientras los scoobies intentan acabar con el demonio, Ethan Rayne tiene sus propios planes: secuestra a Buffy dejándola inconsciente y le tatúa el símbolo de Eyghon en la nuca, mientras destruye su propia marca con ácido. El demonio acude a la llamada y termina metiéndose dentro de otro cuerpo muerto: el de Angel. El demonio interior de Angel derrota a Eyghon, que desaparece.

Tremendo capítulo y tremendo Giles que de repente se nos preesnta con un pasado de lo más oscuro tal como nos contaba Ethan Rayne en Halloween! O sea que vale, Ethan es el malo, pero que decía la verdad. O al menos respecto a cuanto él conoce de Giles, que no será poco.

Me han llamado la atención poderosamente un par de detalles de Ethan... me preguntaba en el capítulo Halloween por qué Giles regresaba a la mañana siguiente de la fiesta a la tienda de disfraces si estaba claro que Ethan se había ido ¡y no se había ido! No lo recordaba, la verdad y me ha gustado ver que con la excusa de que tenía pagado todo el mes, se ha quedado en Sunnydale y en el local. Esto da espacio para un par de fics al menos.
Ethan es un canalla, presumido, y cobarde inmundo, me encanta cómo intenta salvar su pellejo y cómo sale huyendo a toda mecha en cuanto le dejan un huequecillo. Y las miradas que le echa a Giles desde luego dejan claro que de amigos casuales de juventud nada, ahí ha habido muchas cosas.

Una cosa que bueno, es un poco tonta pero que siempre me ha parecido muy muy rara y sinceramente, una soberana estupidez en la serie: si recordáis, en este episodio, Angel y Buffy impiden a unos vampiros que roben una entrega de bolsas de sangre al hospital. de hecho Angel dice:

ANGEL: It's delivery day. Everybody knows about this.

Como si fuera algo muy conocido, y esperado por los vampiros de Sunnydale, el día de entrega de las bolsas de sangre para ir a robarlas. Vale, hasta aquí cuela... pero no si pensamos sólo por un momentito. ¿Para qé demonios las quieren? ¡¡Ellos no tienen alma!! Y desde luego no llevan un chip. Pueden sacar la sangre perfectísimamente, mucho mejor (y sin duda con más placer y siguiendo sus instintos) del envase tradicional, las víctimas humanas. Entonces ¿a qué esa gilipollez de ir a robar comida sintética envasada en inofensiva bolsa, pudiendo matar gente?
¿Es que hay más vampiros en Sunnydale que no quieren matar personas? Y en ese caso...¿no deberían estar los pazguatos de Buffy y Angel ayudándoles, en vez de perseguirlos? Porque en fin, no me creo que sea para venderles a los bares de demonios, que tendrán la misma poca moral que los vampiros: cogerán la sangre sin preguntar si el que se la vende acaba de matar a alguien ¿no? Me parece una escena extemadamente tonta, una vez analizada.

Bueno, y el final de este episodio enlaza muy bien con el final del anterior, ambos son desoladores para los protagonistas. Me da mucha pena ver como la relación de Giles y Jenny se enfría y ella se aparta cuando va a tocarla, cuando al inicio estaban preparando toda una noche de amor en casa del vigilante y se les veía tan compenetrados y a gusto, y ella le dice que es un estirado pero sexy ainssss... y al final, ella ya no quiere estar con él, lo del demono Eyghon ha sido excesivo, y quizas también saber esas cosas del pasado del vigilante.
Y Giles se queda con una cara el pobre... y supongo que resignado a su suerte, que es estar solo, como su destino es ser vigilante y no ha podido salirse de él. Es Buffy la que lo consuela, a su modo al final, la relación de Buffy y Giles es lo mejor de estos inicios de la serie, con diferencia. A veces no sé si lo mira solo como a un padre, otras como a un amigo, otras creo ver que incluso puede tener celos de que Jenny le quite a Giles, no sé. En cualquier caso, da gusto verlos juntos.