2X07 Lie To Me



Escrito por Joss Whedon

Dirigido por Joss Whedon

WB 03/11/1997


Triste capítulo teñido de realismo en su faceta más cruel, que merece la pena verse.
Un ex compañero de Buffy llega a Sunnydale, se llama Billy Fordman (Ford) y es un chico bien parecido y agradable, del que Buffy estaba enamorada desde niña. AL inicio delcapítulo Buffy ha visto una escena de aparente intimidad entre Angel y Drusilla, que él no le cuenta, y quizás a causa de los celos o la sospecha, parece decidida a salir con este viejo amigo. Ford  él le dice además  que sabe que Buffy  es la cazadora.

Angel desconfía a su vez de las intenciones del chico, pero aparentemente es también por celos. Por desgracia tendrá razón.  Ford hace un pacto con Spike (impresionante Spike en toda al escena) por el cual le entregará a Buffy a cambio de que lo convierta en vampiro. Con él esperan pasar a las filas de los no muertos una caterva de imbéciles adoradores de los vampiros, o más bien de los vampiros de Anne Rice mezclados con elfos etéreos de leyenda.

Spike llega a cumplir su palabra y los chicos quedan encerrados en un sótano con los vampiros de su banda, que van a comenzar la masacre. Pero Buffy está ahí para impedirlo. Asistimos a la verdadera historia de Billy, enfermo de cáncer que sólo desea lo que desearía cualquier persona en su lugar: vivir. Buffy se enfrenta a este cruel dilema, termina atrapando a Drusilla y con ella de rehén, salvando a todo el mundo de Spike.

A todos, menos a Billy. Ha cumplido su parte aunque la cosa haya salido mal por la intervención de buffy, y Spike cumple la suya. En el triste final del capítulo, Buffy lo espera al lado de la tumba, y lo mata en cuanto aparece. Luego le pide a Giles que le mienta, que le diga que todo es sencillo y todo es blanco, o negro.

Y la verdad es que da gusto ver episodios tan bien escritos y realizados, que podrán gustar más o menos o llegarnos más o menos, pero que son redondos, no tienen tonterías sin sentido ni flecos sueltos ni cosas que te dejan mal sabor de boca en cuanto a torpeza de factura, como por desgracia veremos muchos ejemplos en la séptima temporada. Aquí vemos un capítulo bien hecho de pruincipio a fin, con su trama bien llevada, su tempo muy correcto, entretenido, con muchos personajes y todos muy en carácter, y con una historia que tiene su desarrollo que se sigue con mucho interés, la de Ford y lo que anda tramando, y posteriormente sus razones de mucho peso, y entremedias la historia de si a veces es mejor conocer o no la verdad de las cosas. Algo que ya le dice Angel a Buffy a mitad del capítulo, cuando le habla de Drusilla y lo que hizo con ella, y que termina con la escena de Giles, cuando Buffy le pide que le mienta y el vigilante le cuenta un cuento imaginario.

Me encanta la escena inicial de Angel y Drusilla. Está claro que es la primera vez que se ven en Sunnydale, o así nos la presentan. Me encanta que él le diga que coja a Spike y se larguen. Ese "coga a Spike y largaos" es que es impresionante, me hace pensar muchas cosas. La principal que Angel en ningún momento va a buscar a Spike para matarlo, ni hace intención de. Lo que quiere es que se vayan porque "será malo para todos" si se quedan. Parecería que no quiere hacerles (más) daño. Y mi corazón spangel da un vuelco.

Angel:  Drusilla, leave here. I'm offering you that chance. Take Spike and get out.

Otra cosas que me llama la atención es por supuesto lo guapísimo de la muerte que está Spike, chulo hasta decir vale, delicioso con Drusilla, dominante y cabrón con el memo Ford que se les cuela en la fábrica.... una delicia ver cada escena, cada movimiento de nuestro vampiro favorito. Cuando entra transformado en el almacén donde los memos del culto vampírico les esperan para que los conviertan yo al menos doy un salto en el sofá!

Quería comentar también que en el episodio, aunque creo que no aparece o yo al menos no lo ví físicamente en escena, se nombra varias veces al sufrido vampiro Lucius, que tiene que estar hasta las gafas de Spike y de hacer de esbirro complaciente. ¡Pobre Lucius! Spike alude a él, lo llama y para acabarla de adornar, en una deliciosa escena de crueldad señorial, le grita que acerque el coche y tiende el brazo agitando las llaves del vehículo en primer plano de la pantalla ¡genial escena!

Reseñar luego al respecto de Ford lo de que he llegado a leer por ahí como cierto y canónico que Spike lo convierte, cuando estuve valorando estas cosas para el reportaje de Sangre Aurelius (lo teneis en los artículos web) me pareció vergonzoso que le adjudicaran el childe tan alegremente a Spike. Hace el trato con é, y se ve que le cumple palabra de que sea convertido pero ¿hacerlo él en persona? ¿Algo que para los vampiros casi es como el sexo? Venga,hombre, a un don nadie al que ya le ha dicho que no lo aguanta y solo lo conoce hace cinco minutos, un memo que además no le ha entregado a la cazadora. Que le ha fallado. Por favor.
Aparte de esto, ni siqueira se ve en pantalla que haga ni un movimiento hacia el chico, no se le puede adjudicar. Lo convertiría cualquiera de los que anduvieran por ahí, por vampiros, hay dos docenas.

Luego como detalle muy muy interesante, comentar que Buffy le dice a Angel que lo quiere pero que no confía en él. ¡Genial! O sea, pudiera parecer que la confianza y todas esas cosas era tan importante para Buffy (recordemos lo que dice a Spike en Seeing red) pues bien, aqui al perfectísimo y buenisimo aburrido de la muerte de Angel le dice que lo quiere aunque no confíe.
Que alguien le de dos hostias a esta pavitonta, por favor, que no se aclara ni a la de tres.

Angel:  Do you love me?
Buffy:  What?
Angel:  Do you?
She takes a moment to consider her answer.
Buffy:  I love you. I don't know if I trust you.

Es interesante también cuando Ford le pregunta si Angel es su novio y ella dice rápidamente que no. Luego duda y dice que si, y que no sabe. No lo tiene claro. Menos mal, porque desde luego nosotros tampoco lo tenemos.