2X01 When She Was Bad



Escrito por Joss Whedon

Dirigido por Joss Whedon

WB 15/09/1997


Buffy regresa a Sunnydale tras pasar fuera el verano, y parece que ha vuelto con unas cuantas malas costumbres. Su comportamiento desde luego no es el de siempre, ni el que de ella esperaban sus amigos Willow y Xander.  Ignora su deber de actuar contra el Ungido, y tiene un  bailecito calentado a Xander (de esos que nos hacen dudar tantísimo de lo presuntamente "feminista" del Sr. Whedon) que esperamos no tener que ver nunca más.

Poco a poco el misterio se desentraña: el Maestro de algún modo está apoderándose de ella y la vuelve mala, mientras sus fieles desentierran de suelo consagrado sus huesos y preparan una ceremonia para volverlo a la "vida".
Buffy termina destruyendo literalmente los huesos del Maestro a mazazos, con lo que queda libre del extraño hechizo y vuelve a ser la de siempre.

Creo que queda sin explicar claramente por qué Buffy "se vuelve mala". O sea, que se comporta de manera extraña, porque mala mala... quizás si cuando tortura a la vampiro metiéndole la cruz en la boca (cosa horriblede verdad), pero el resto, se limita a ser IDIOTA, y a comportarse como putilla barata. Damos todos por sentado que es el influjo del Master pero ¿por qué? ¿en qué manera? ¿Es simple miedo real a que él regrese porque siente que lo resucitan? En cuyo caso, vaya absurdo porque tengas una preocupación volverte imbécil y calientapollas... ¿es algo místico porque él de algún modo la domina, como la dominó al enfrentarse a ella? ¿Es por las pesadillas que volvemos a ver que Buffy tiene? Creo que con el Master es con el tío que más ha soñado...
Que no lo explican nada en el episodio realmente, o al menos no nos dicen qué tipo de influjo está sintiendo Buffy que la está "cambiando". ¿Es por el mordisco, que de algún modo ya tira de ella? Yo me inclino a esto último, pero insisto en que no nos lo cuentan bien.

Del resto, está la escena más repugnante de la segunda, y que no querría volver a ver jamás, Buffy "refrotándose" contra Xander en plan guarrilla que dan ganas de vomitar. Hasta el atontado de Xander, que tiene menos moral que un piojo, se queda bastante cabreado de que le toquen así los huevos, en todos los sentidos. Manda ídems que semejante pazguato tenga más conocimiento que la Slayer al menos para darse cuenta de que Buffy se le está riendo.
Y esta escena me amarga el episodio, ya no me quedan ganas de hablar de Willow que a ver si espabila, o de Xander que es un desagraciado, o del pasmarote de Angel. El bailecito repulsivo de Buffy eclipsa a todo lo demás.
En fin ¿es el mismo guionista del capítulo anterior Prophecy girl? Ya sabemos que Whedon es absolutamente disperso en su escriitura... pero a veces hace sospechar que simplemente le escriben sus guiones otros.