La durabilidad de las cazadoras y otras cuestiones

A In each generation a Slayer is born, one girl in all the world, a Chosen One, one born with the strength and skill to hunt the vampires...

Spike lleva largo rato callado. Demasiado, Giles eso lo tenía claro, para que durase. Por eso no se extraña cuando el vampiro se levanta del sofá y, acercándose junto a su sillón, señala el libro que tiene entre las manos.
—Qué lees tanto rato?—le pregunta.
—La Guía de las Cazadoras. Sólo había tenido en las manos un ejemplar, hace años en Sunnydale. Es antigua y no hay muchas que hayan llegado a nuestros días. Se compone de...
—Tampoco te pedía una conferencia—dice Spike, resoplando despectivamente. Giles menea la cabeza.
—Si el tema no te interesa, déjame leer tranquilo.
—Yo no he dicho que no me interese—dice Spike—O sea, Cazadoras. Son lo mío ¿no?—saca un poco la lengua, irreverentemente—En varios sentidos.
Giles se quita las gafas, un poco bruscamente, las limpia con su pañuelo. Spike aprovecha el impass para manosear el grueso tomo antiguo, abriendo la página inicial.
—En cada generación nace una Cazadora...—luego cierra el libro de golpe en las manos de Giles y regresa al sofá, donde se deja caer sentado.
Pfffff—resopla—Es un asco de frase grandilocuente absolutamente falsa y debería reescribirse.
—¿Pero que dices?—exclama Giles. Spike asiente con la cabeza.
—Porque para empezar ¿cuanto se sopone que es una generación? Antes eran como veinte años, pero ahora serán... lo menos veinticinco—Y en cualquier caso, si es cada generación ¿qué pasa? ¿Que Buffy se caduca a los cuarenta?
Giles cierra despacio la boca que se da cuenta de que se le había quedado abierta. Spike sigue gesticulando en el sofá, asintiendo con la cabeza.
—Yo intento examinar la letra pequeña de esta cosa de las Cazadoras. O sea a los cuarenta como no se ha muerto, ¿se le caducan los poderes y pasan a otra? Porque si por ejemplo vive ciento dos años, resulta que es una cazadora cuatri-generacional o sea que dura tres o cuatro generaciones y no una ¿no? Sigue siendo la Cazadora. Dejando a un lado lo de tener algunos achaques, claro.
Giles se limpia las gafas de nuevo. Se las pone. Va a decir algo, pero Spike sigue con su retahíla.
—Y además, imagínate que un vampiro, por ejemplo uno de cuerpo musculoso de siniestro atractivo, tiene una buena no... tiene un montón de buenas noches seguidas, quizás treinta en un mes o sea todas. O sea, en una generación pueden (las cosas son así) morir... catorce cazadoras ¿no? O treinta. Si se dan las circunstancias. Entonces ya no es una cada generación, es un número indeterminado de ellas.
Giles deja salir el aire que había estado conteniendo. Spike menea la cabeza.
—Y aparte, que nazca una no es verdad, nacer nacen muchas, lo que pasa es que activa sólo una— se queda pensando un momento— También en teoría porque mira Faith y Buffy, están las dos a la vez activadas en la misma generación ésa. Nada de una en el mundo. Y acuérdate de cuando todas esas pánfilas de potenciales... o sea ¿una en el mundo? Podría ser una en cada ciudad, o una en cada barrio, como las pizzerías a domicilio. Menos mal que se les pasó. Salvo... a Buffy y a Faith, que siguen siendo las dos Unicas Cazadoras, claro.
Giles parpadea varias veces, francamente mareado.
—Y además—dice Spike, asintiendo satisfecho—lo de usar su fuerza y habilidad para matar a los vampiros es otro tema también. Porque algunas cazadoras pueden acoger, ayudar, alimentar, dar alojamiento en incluso... en fin, follarse a los vampiros ¿no?
—Spike...—consigue intervenir Giles al fin— Esa frase es una Ley inexorable de las Cazadoras, lleva siendo así desde tiempos inmemoriales.
—Lo que creo que hay que hacer es reescribirla. Por ejemplo: "En cada generación puede haber un número indeterminado de Cazadoras, porque nacen a montones, y por lo general una activa cada turno pero no necesariamente porque pueden darse circunstancias que causen el que haya dos o más Elegidas a la vez en el mundo, y su fuerza y habilidad no es necesaria u obligatoriamente para matar a los vampiros"—. Spike asiente, muy satisfecho, luego señala a Giles con un gesto—. No sé, mate. ¿A ti te parece que eso es una ley inamovible de esas?
Giles se masajea la frente unos instantes. Luego susurra:
—Moisés ampliando el Quinto Mandamiento: "En realidad es no matarás siempre que puedas evitarlo, salvo que sea en defensa propia o de tu familia, animales y demás seres queridos, o incluso en defensa de terceras personas o si eres un representante de la ley y/ o soldado en tiempo de guerra".
—Bueno, ya, lo pillo. Suena un poco raro. Pero sería  más preciso ¿no? O sea, a lo mejor los mandamientos divinos esos son solo unas directrices resumidas.
Giles se quita las gafas, lo mira fijamente.
—¡SON LOS MANDAMIENTOS DE DIOS, Spike! ¡Escritos en piedra!
Spike resopla de nuevo, mientras se enciende un cigarrillo con el mechero Zippo.
—Ya bueno, imagínate a Dios diciendo todo lo que acabas de explicar. Y Moisés: "Jefe, tendrá que ser algo más resumido, en la piedra no cabe y además así no hay nadie que se aprenda el Catecismo”. A lo mejor pasó lo mismo con lo de las Cazadoras.
Giles suspira hondamente. Se levanta, con toda la flema y parsimonia de la que es capaz. Deja sobre la mesa el libro que de repente no le parece tan útil, interesante ni venerable. Con paso calmado, desaparece hacia el dormitorio. Regresa al poco, sin las gafas y con su vieja chupa de cuero.
—Vamos a dar una vuelta—dice—Ya no me apetece leer.
Luego se dirige hacia la puerta, mientras saca del bolsillo las llaves del Citroën. Spike lo sigue rápidamente, intentando disimular la sonrisa.


 

FIN