Quietud



Buffy en las escaleras de detrás de la casa, mirando al frente. Una noche tranquila, sin niebla, apenas una brisa que mueve los árboles entre las viejas lápidas, en el cementerio del otro lado de la calle. Es tarde, no hay nadie en la casa salvo ellos dos. Permanece un rato más mirando la calle, escucha bajar a Spike, lo escucha cruzar la cocina, hasta que sale también.
Spike se acerca a ella y la abraza desde atrás, meciéndola suavemente. Unos vaqueros desgastados, el torso desnudo, limpio y fragante de la ducha, el pelo húmedo todavía, revuelto. Buffy inclina la cara un poquito y le besa el brazo, deja sus manos en él, acariciándolo despacio. Recostándose para sentir ese pecho duro, fuerte, delgado contra la espalda...alguna otra cosa también contra las nalgas. Un rato en silencio. Hay ahora en su vida tanto silencio…parece mentira. Spike incapaz de callarse y que ahora pasa silencioso tanto tiempo. A veces leyendo, ensimismado, a veces solo mirándola. O como ahora, Spike calladito, apretado contra ella, mirando por encima de su hombro las viejas lápidas, la verja de hierro del cementerio. Mirando el silencio, la quietud, la noche.
Buffy vuelve la cara un poco hacia atrás.
—La señora Marple me ha preguntado que si ya estabas bien—dice Buffy, en voz baja— De la…herida que te curó.
—Dios…no me lo recuerdes—Spike hace un puchero, Buffy no necesita mirarlo para saber que lo ha hecho,  sonríe
—Bueno parecías a gusto con ella, estuviste durmiendo en su sofá más de diez horas.
Spike baja la cabeza
—Seguro que me echó algo en el whisky—murmura, rencoroso, Buffy sonríe de nuevo. Callados, un buen rato. A veces no les hace falta hablar. Buffy sintiendo el cuerpo de Spike, sus brazos en torno a ella, su cuerpo cálido, suave, delicioso, lo bien que huele, usan el mismo gel de ducha pero siempre le huele mejor en él. Le besa el brazo, de nuevo, Spike la estrecha más. Se siente tan segura entre sus brazos, se siente a salvo de todo. Se siente amada.
Aprieta los labios, mientras mira borrosas las lápidas del cementerio, cubiertas de líquenes, y respira hondo.
Se remueve, sentándose en el suelo de madera de la escalera, Spike se sienta tras de ella. Buffy se recuesta contra su pecho mientras él vuelve a abrazarla. Luego señala el otro lado de la calle con un gesto, por encima del hombro delgado de Buffy.
—¿Y dónde se mete Giles, por qué no viene?—pregunta, frunce el ceño—Joder, no me controla desde hace lo menos…dos días. Menudo Vigilante
Buffy ríe un poco, cabecea
—Estará ocupado. Tiene en casa un viejo amigo.
—Oh. ¿Giles tiene amigos?
—Yo también me he sorprendido
Ríen los dos, malévolamente. Buffy entre las piernas dobladas de Spike, sintiendo cómo la rodea con los brazos. Le acaricia las manos cruzadas ante ella, manos fuertes, varoniles, las muñecas, los antebrazos, despacio. Spike murmura que si está pensando en ponerle las esposas, Buffy se sofoca, le riñe. Spike ríe por lo bajo. Luego se inclina más hacia ella y Buffy se estremece mientras siente que le besa el cuello, suavecito, la quijada, con ese ronroneo mimoso que le hace cosquillas en el oído.
—¿Lo conozco?—pregunta en voz baja
—Creo que no. Es un viejo amigo de Giles. Se llama Ethan Rayne
Spike se queda unos segundos pensativo, luego arquea las cejas.
—Sé quién es, es el tipo ese inglés que lo convirtió en un demonio—Buffy asiente, Spike frunce el ceño—Eh, espera, ¿no lo tenían los soldaditos de la iniciativa?
—Pues...sí, pero parece que se ha escapado.
—¿Y Giles lo tiene en su casa?
—Sí
Spike se queda callado un momento, luego la mira muy serio.
—¿Ha pensado hacer esto en plan profesional? Recoger tíos que se escapan de la iniciativa.
Buffy ríe, cabeceando.
—¿Y qué va a hacer con él?—pregunta Spike, luego se detiene, parpadea— Espera, creo que...no quiero saberlo
—¡¡Spike!! No seas...asqueroso—gime Buffy, Spike sonríe—Creo que Ethan quiere volver al lado...correcto
—Ya. Claro, lo comprendo. Le habrán puesto un chip en la cabeza y ahora le toca joderse y volverse bueno.
—No es...eso, qué burro eres, por Dios
—No, si lo comprendo. En serio. Perfectamente. Vamos, como si me hubiera pasado lo mismo.
Buffy no dice nada, disimulando la sonrisa. Spike detrás de ella, estrechándola, Buffy cada vez más consciente de él, de su contacto, sintiendo su aroma, el calor tibio de su piel, ese cuerpecito masculino, apetecible contra la espalda. Spike que le besa el cuello, el pelo, aspirando su aroma, que le susurra me gusta tu pelo, me gusta que vuelvas a llevarlo largo, erizándole la nuca con el aliento. Buffy cierra los ojos, respirando hondo. Ese…condenado lleva dos minutos ahí y ya la esta poniendo caliente, es…increíble.
—Estate quieto—protesta, con la boca pequeña
—Si no hago nada
—Mimoso—susurra Buffy, Spike murmura una protesta, se inclina un poco y pega su cara a la de ella
—Mmmm…o sea que tenemos a Mrs Marple viviendo al lado, a Giles…casi enfrente y ahora también a ese Ethan Rayne ex vigilante que volvió a Giles demonio feoral.
—Pues…sí
—Dios ¿No estábamos mejor en la Hellmouth?
Buffy ríe, asiente con la cabeza, Spike la abraza más, meciéndola de nuevo. Buffy se recuesta más contra él, sintiéndolo tan cerca. Lo siente tan suyo. Buffy escuchando la quietud de la noche. Quizás eso es la felicidad, simplemente estar…tranquilos. Bueno, están los vampiros, licántropos, demonios y asesinos poseídos pero…ella ya se entiende. Tranquilidad de no tener que fingir que es una chica normal. De no tener que esconderse. Y por encima de todo la tranquilidad de no tener que ocultar que está con Spike. Que duerme con él. Que lo quiere.
No tener que mentirse nunca más.
Spike detrás de Buffy le besa el hombro, despacio, con un ronroneo suave, llega hasta su cuello, le muerde suavecito, justo como a ella le gusta. Su manos se han deslizado por su cintura, hacia arriba, hasta acariciar sus senos suavemente. Buffy contiene el aliento, cierra los ojos de nuevo, los abre.
—¿Subimos arriba?—susurra
—Dios, sí—dice Spike.
Se levantan los dos, despacio, como intentando no hacer ruido porque todo está tan silencioso. Se miran a los ojos. Luego Buffy lo coge de la mano y se lo lleva hacia el dormitorio.



FIN