Principios


Un fic de halloween 


Spike frunce el ceño, niega con la cabeza airadamente.
—¡Que no pienso hacerlo!—gruñe, Buffy suspira hondo.
—¿Por qué?
—Ya te lo he dicho las otras cinco mil veces. Es...una gilipollez.
—A mi me hace ilusión.
—Joder, Buffy…—Spike alza las manos, la deja caer, camina nervioso por la habitación—Nunca lo he hecho, en 100 años, y no lo voy a hacer ahora. Es…una cosa imbécil y…es ridículo.
—¡Spike!—se queja Buffy, lo mira, haciendo un puchero, Spike alza los ojos al cielo.
—No me vas a convencer. ¡Y no me hagas pucheros!—dice, indignado, y hace un puchero. Buffy intenta disimular la risa.
—Angel no lo haría—protesta Spike—Seguro que a él ni se lo pedirías
—No, pero porque Angel es...es...un aburrido—dice Buffy, Spike la mira, torvamente, Buffy pestañea.
—Ya me he comprado el vestido—le susurra, incitadora—Lleva un escote hasta…no se dónde.
Rebusca en la bolsa, extiende los brazos sacando la prenda, un vestido negro, largo, con un escote de vértigo. Spike parpadea, muy serio.
—Joder
—Y me lo pienso poner, y lo pasearé por toda la ciudad.
—A Giles le va a dar un ataque si te ve con eso.
—Me da lo mismo—Buffy se cruza de brazos.
—Te va a ver todo el mundo el …ombligo.
—Me da igual, saldré con él. Tú verás si quieres que salga sola.
Spike se abraza a si mismo, rencoroso, la mira de soslayo.
—Esto es un chantaje. No quiero hacerlo. Además seguro que pasa alguna cosa horrible, siempre pasa—intenta.
Buffy se acerca a él, lo mira.
—Vamos, tontito—le susurra, atrayéndolo de los costados, Spike se resiste un momento pero luego se pega a su cuerpo, Buffy le besa la cara, el cuello, le susurra al oído—Sabes que me gustas así.
—Eso es trampa—musita Spike, en un hilo de voz.
Siguen discutiendo un rato más, aunque Spike sabe de antemano que ha perdido. Pero al menos no cederá tan fácilmente a algo que va contra sus…principios, eso, ahora tiene principios. Y alma, y dignidad y...más cosas.
Cuando Buffy lo llama, desde la puerta, hasta consigue no acudir durante medio minuto.
Bloody hell—gruñe al fin, y sale a su encuentro.
Buffy lo recibe, sonriente y satisfecha con su vestido negro de vampiresa fatal. Spike sale de la casa y camina por las calles abarrotadas de gente de la noche de Halloween. De la mano de Buffy, con el rostro transformado en vampiro.
Eso sí, por lo menos se niega a llevar la jodida bolsa de caramelitos para darles a los críos.



FIN