Once More...


dedicado a Ehiztari y vicenivi


Buffy lo ve acercarse hacia ella, mirándola a los ojos, ladeando levemente la cabeza. La noche es muy silenciosa, quieta, un poco de humedad se condensa en los ladrillos gastados, oscuros de los muros, y no sabe por qué de repente recuerda la música. No, no la recuerda, es él, que la susurra en voz muy baja mientras se acerca a ella, el abrigo de cuero ondeando a su paso. Spike tarareando la música, voz ronca, insinuante, y ella siente un calor intenso en todo el cuerpo, entre los muslos y se encuentra yendo hacia él y respondiéndole, y es como si algo oscuro se hubiera apoderado de su alma porque sólo puede mirarlo, ir a su encuentro, y se da cuenta de que son sus ojos y su deseo los que la atraen, y que no puede ni siquiera pensar en escapar
I died...
I look into it and it's black...this isn't real, but
—So many years ago...
—I just want to feel

But you can make me feel ...
Esa mirada caliente, que la derrite, esas mejillas hundidas, pómulos agudos, la boca, el modo como la mira, nunca ha sentido nada parecido, sólo con él, esa necesidad, ese ansia, ese no ser dueña de sus actos, Buffy gime mientras se lanza contra él devorándolo a besos, a caricias, buscando su cuerpo duro, masculino, casi sin darse cuenta se encuentra metiéndole las manos por la ropa, subiéndole la camiseta con los movimientos, acariciándolo ansiosa, sintiendo ese pecho firme, musculoso, esa tripita dura frotándose contra su estómago, la dureza increíble bajo los vaqueros, como se pone de estar con ella, Buffy gime agudamente mientras mete la mano en sus pantalones, Spike empujando contra ella, contra su mano, comiéndole la boca con desesperación, con hambre, besos húmedos, calientes, ansiosos,  la música sigue sonando en sus oídos entre los jadeos roncos, los besos hambrientos, su lengua en la boca, ese ronroneo tan caliente, los susurros, la respiración entrecortada...
—¡Oh, por amor de Dios!
Se separan los dos, sobresaltados. Giles los está mirando fijamente desde el porche, hace un movimiento brusco para tirar al suelo el cigarrillo—¡Esto es increíble!
Buffy se sonroja, no dice nada, se mete un poco detrás de Spike. El vampiro mira a Giles con unos ojos enormes, la cara más culpable del mundo, luego se cierra el abrigo apresuradamente . Desde la ventana del dormitorio les llega la voz destemplada de Ethan Rayne
—¡Échales un cubo de agua fría!
Buffy y Spike miran a Giles de nuevo. Buffy abre la boca para decir algo, la cierra, Spike se remueve nervioso. Luego se dan la vuelta a la vez y echan a andar a toda prisa hacia la casa, sin mirar atrás.

 

 

FIN