Pelis buenas de vampiros

Spike abre la botella de whisky, sirve un poco en los vasos bajos sobre la mesa. Echa un trago. Angel se sienta a su lado, bebe también. Dispuesto a pasar una noche tranquila, pacífica, hogareña. Spike, él y la botella de Glenmorangie, y el televisor nuevo, y una peli en el DVD. Todo estupendo. Tranquilo. Hogareño.
Spike coge el DVD y le da la vuelta.
—Pensaba que ibas a coger Underworld II—dice.
Angel parpadea. Bien, ya debería de saber que en la ecuación de antes había una palabra que no concordaba: Spike.
—Es que no la tenían y dijiste que la I ya la habías visto—explica.
—Pues haberla cogido igual, la tía está buena.
Angel parpadea, confuso.
—Spike... las pelis de Underworld son una basura. Hasta las de Matrix son mejores.
—Vale, sí, es verdad. Pero la tía tiene un polvo ¿no?
—No sé si eso es criterio para elegir... una peli buena de vampiros. Dijiste una peli buena de vampiros.
Spike deja el DVD sobre la mesa. Tabalea con las uñas en la superficie de cristal, la coge de nuevo, agitándola hacia Angel acusadoramente.
—Si pero ¿el Dracula de Coppola?
—Bien. Lucy está buena, no me negarás eso.
Spike lo mira, de reojo.
—Si, vale... joder, sí, tiene un...dos buenos polvos. O sea, yo también le habría mordido. Pero ¡es que habla de Dracula, joder!
—Dracula es un vampiro—dice Angel.
Spike da vueltas a la cajita del DVD entre las manos.
—O sea el Dracula de verdad ni de coña es tan atractivo como lo describen siempre—gruñe Spike— Bram Stoker necesitaba gafas.
—Estaría borracho, como siempre—gruñe Angel.
—Jodidos irlandeses borrachuzos—gruñe Spike. Angel lo mira, de reojo
—Bueno, si alguien escribiera de nosotros también exageraría lo guapos que somos—dice al final.
—¡Pero qué dices!—exclama Spike, gesticulando nerviosamente, se pasa los dedos por el pelo imposiblemente rubio— Lo mío no se puede exagerar, estoy bien bueno—dice, lo señala, como retando a decir algo en contra, Angel no lo hace— Además de mí solo escribirían tías, seguro, las tías me adoran, siempre me han adorado.
—¡Pero si eres tú el que siempre les ha ido detrás, rastrero enamoradizo....desgraciado!—gruñe Angel, molesto, luego hincha el pecho—Además, soy yo el que las lleva de calle. Soy el desconocido alto moreno y misterioso que...
—¿...las mata de aburrimiento? –se burla Spike, cáustico, luego se recuesta pesadamente en el sofá, dejando el DVD de Dracula sobre la mesa. Boca abajo que no se le vea la foto de portada. —De todos modos el tío de la película no se le parece, es mucho más guapo. El Vlad de verdad es una birria.
—Es cierto—asiente Angel— Y además mucho más bajito.
—¡Y seguro que nunca ha llevado esas gafas guays azules! —Spike aprieta los labios en un puchero resentido—¡Joder!
Se quedan los dos callados, ceñudos, mirando rencorosamente el DVD. Al cabo de un rato Angel carraspea, tomando aliento.
—Podrían hacer una película sobre mí.— dice, pensativo— Hablaría de mi historia de amor con la Cazadora. Es algo... original.
—¿Original? Yo también tengo de eso.
—Si pero lo tuyo es un remake.
—Idiota.
—Impertinente.
Angel se cruza de brazos. Spike también. Luego se da cuenta de a lo mejor alguien muy malintencionado podría pesar que ha imitado el gesto de Angel y se apresura a bajar los brazos.
—Además lo tuyo con Buffy no duró ni...medio polvo—gruñe, venenoso.—No daría ni para medio capitulo de una serie estúpida para adolescentes.
—¡No duró...tan poco!—protesta Angel.
—Ya bueno ¿incluimos cuando te volviste cabrón psicópata y le hiciste la vida imposible? ¿Otros dos episodios?
—No...sigas por ahí, Spike.
—En cambio mi historia con Buffy daría para...lo menos siete temporadas. Como las de Pasiones. Sin salir DE LA JODIDA CAMA.
—No... está bien, Spike. Tranquilízate.
—Estoy tranquilo— dice Spike hecho un manojo de nervios.
—Sólo estamos... hablando de... series.
—Ya, bueno. Podían hacer una con la vida amorosa de Darla. Seria más larga que El Conde de Montecristo. Aunque se parecería más a La Dama de las Camelias. Por lo de ser puta, más que nada.
—Spike...deja en paz a Darla.
—Pues vale, deja tú a Buffy.
—Está bien.
Se quedan un rato los dos callados, mirando el televisor de plasma de Angel, enorme, carísimo y apagado.
—¿Y el vejestorio del Príncipe de las Mentiras?–exclama Spike de repente— ¡Nada menos que una de Murnau, joder!
—¡Incomprensible!— asiente Angel
—¡Si la enseñan hasta en las academias de cine!
—¡Increíble! ¿Cómo se le puede hacer una película a ese...engendro desagradable?
—¡Eso! ¡No me jodas!
—Me extraña siquiera que les dejara entrar al castillo. A mi no me dejó nunca, desde luego. Me echó una manada de lobos y a Igor.
—Uf ¿en serio? Menudo carácter.
—No quería tratos con nadie de menos de 500 años.— Angel se remueve, molesto. Spike abre la boca, indignado.
—¡Jodido fósil snob!—exclama. Luego se queda mirando a Angel.
—¿Y por qué él tiene película y nosotros no? ¡Y una tan famosa!
—No lo puedo entender.—gruñe Angel, luego resopla despectivamente— Toda una estrella del cine, hasta el Master le copió el estilo Nosferatu, es increíble.
—Qué vergüenza— le apoya Spike, Angel asiente con la cabeza. Luego sonríe torcidamente, vengativo.
—Mmmm... de todos modos ya le da lo mismo porque me lo cargué en ese submarino en el 43.
—Ah, sí. Es verdad. — Spike bebe un trago de whisky— ¡Que se fastidie, por estrella de Hollywood!
—Del Expresionismo alemán.
—De lo que sea ¡Que le den!
Se quedan callados otro rato, mientras Spike vuelve a llenar los vasos. Afuera ha oscurecido del todo, las luces de la ciudad se reflejan en la pantalla enorme y negra del televisor apagado. Spike enciende un cigarrillo, da unas caladas, lo deja en algo más o menos parecido a un cenicero.
—¡¡Hasta los idiotas esos de Turok—Hanes salieron todos de extras en el Señor de los anillos!!— dice, haciendo un puchero resentido.— O sea ¿tú te fijaste en el ejército orco?
Angel asiente con aire escandalizado.
—¡Idignante! –le apoya— Seguro que se cargaron al resto de la gente del casting y por eso les dieron los papeles.
—¡Cabrones tramposos calvos!
—¿Que esperaban de servidores del Jodido Primer Mal?
—Los directores de cine son unos imbéciles incultos.
—Desde luego, y no tienen ni idea de lo que es un vampiro, está claro.
—Ni de los que mejor les darían en las pelis o en las series, porque son los más auténticos y además los más guapos y son héroes que cazan vampiros malvados que no tienen alma como ellos.
Angel lo mira, de reojo.
—Es que...¿Todos los jodidos vampiros de más de 10 años que conocemos tienen una película?—musita Spike— ¿Y a nosotros por qué nadie nos saca en el cine o en una serie, por qué no somos famosos?
Angel toma aliento. Tiende la mano hacia el cenicero, coge el cigarrillo de Spike y da un par de caladas, lo deja en su sitio.
—Yo soy famoso, de mí se habla en los foros y... sitios. Me lo han dicho.
Spike se remueve, molesto. Luego murmura en voz baja.
—Pues yo prefiero que no hablen de mí porque Buffy me mataría si empezaran a salir fotos mías por la red con poca ropa.
—No creo que... haya mío de eso—dice Angel.
—Bueno. Si tú lo dices... de todos modos asegúrate de controlarle el móvil a Lorne de tanto en tanto, mate. Es un consejo– murmura Spike.
Angel traga saliva, muy serio. Spike suspira hondo. Se cruza de brazos (asegurándose primero bien de que Angel no los haya cruzado también). Silencio. Del exterior les llegan los sonidos de la noche en la gran ciudad. Voces, ladridos, tráfico, ambulancias, sirenas policiales. Algún grito perdido, risas a lo lejos. Música.
—Pues no creo que nadie quisiera hacer nunca una serie sobre Spike Cazavampiros.— dice Angel al fin— Vaya cutrez.
—¿Por qué no?—protesta Spike— Soy heroico y... tendría cosas heroicas. Y pasión. O sea sería una serie heroica apasionada y con mucho...rock and roll y acción y sexo. Y peleas. Y sobre todo sexo.
—No suena muy bien.
—Qué dices. Podrían hacerla también con Buffy. Así tendría más sexo todavía.
—Buffy y Spike Cazavampiros. Aun me suena más cutre.
Spike lo empuja con el hombro, agresivamente.
—Pues una de un vampiro que tiene nombre de tía o de cosa con alitas que no es un honrado murciélago no la harían ni borrachos, hombre.—lo señala con el dedo—¡Eh! ¿Sabes el chiste de que va un tío y se  encuentra a un angelito de esos con las alas en la cabeza?
—Sí—gruñe Angel, muy serio—. NO me lo cuentes.
—Vale. Joder, qué mal genio.
Se quedan otro rato callados. Angel se inclina hacia la mesa, rellena los vasos. Bebe un trago. Le da el vaso bajo a Spike, que roza los dedos con los suyos, sobre el cristal. Dedos tibios, largos, fuertes. Con esas uñas pintadas de negro de cualquier manera.
—Y como llamarías tú a la tuya—pregunta Spike. Angel tarda un momento en darse cuenta de lo que le está preguntando. Luego baja un poco la mirada, cohibido.
—No sé— dice—Algo heroico, pegadizo, con gancho. Original.
Silencio
—Mmmm... Angel.
—¿Mmmm... Angel?
Angel se queda pensando en las tres Furies que le hacen los conjuros antidemonios y decide que no sería buena idea hablarle de ellas a Spike.
—No. Sólo... sólo "Angel".
—Ah—Spike lo mira, de reojo— ¿Y de qué iría?
Angel se remueve un poco. Se queda un rato pensando.   
—Iría de un vampiro héroe con alma en L.A. Que lucha por la...redención y...ayuda a los desamparados.
Spike se recuesta pesadamente en el sofá de piel.
—Está bien, mate. Por una vez en la vida de voy a dar la razón–dice con un suspiro—¿Quién iba a querer ver esa mierda?
Angel no dice nada, luego se recuesta también él en el sofá. Se quedan los dos mirando la pantalla apagada del televisor, en silencio, meditativamente.
Al cabo de un rato Spike da una patada a la película de Coppola de Dracula y la estampa a la otra punta de apartamento.
—¡¡Cabrones!!—grita
Angel se levanta, despacio, recoge el DVD del suelo.
—Venga, vamos a dar una vuelta—dice, con infinita paciencia. Spike se levanta también, como movido por un resorte. Se pone el abrigo de cuero.
—¡Vamos a quemar el videoclub!—exclama.
—Spike...
—Al menos deja que le haga una pintada.
Angel se pone su abrigo, rumia para sus adentros en silencio, un rato.
—Pero que no sea muy grande—dice.
Salen los dos del apartamento, muy juntos. A zancadas decididas, heroicas, vengadoras.




FIN

 


 


Notas:
Gracias a vicenivi por ayudarme a elegir el final, tenía dos opciones y he puesto la que le ha gustado a ella, así que si a alguien no le cuadra... ya sabeis. Y gracias a Ehiztari por el guiños "cinéfilo" de los orcos de LOTR.

Y gracias especiales a delirante por el chiste del angelito que nos contó en el Bazooka Hanster