alt

 

Oportunidad

Antes de Crush

Oculto entre las sombras, en silencio, Spike acecha a la Cazadora. La observa largo rato, sin moverse, conteniendo la respiración. Finalmente se decide y da unos pasos al frente, cruzando el salón de la casa Summers.

Ella sigue dormida en el sofá, con la cara ladeada en los cojines, la mano bajo el rostro. Spike podría morderle ahora mismo, acabar con ella antes siquiera de que pudiera darse cuenta. Podría romperle ese cuello suave, fragante, donde late con suavidad una vena. Podría hacerle tantas cosas. Podría echarse sobre su cuerpo y... y... morderle. Sí, morderle, porque es un vampiro, espera que a todos les quede claro, sobre todo a ella.
No es la primera vez que Buffy se queda dormida en el sofá de la sala, al volver de patrullar. Sabiendo que él puede entrar a la casa. Es una provocación, ¿en tan poco lo tiene? Spike puede llevar un maldito chip, pero todavía es peligroso. Claro que sí. Es un vampiro, un animal salvaje, una criatura de la noche y las tinieblas. Quedarse indefensa y desnuda ante él... O bueno, vestida con ese jersey y los pantalones, claro. O sea, desnuda no es que esté, en absoluto.

Spike se remueve sobre las botas polvorientas, nervioso, sintiendo que se le seca la boca. Mete las manos en los bolsillos del abrigo de cuero. Se remueve de nuevo, apretando los labios, como intentando decidirse. Luego se acerca un poco más. Otro poco, lentamente, sin hacer ruido.
Acechando en la penumbra.
Ahora que está tan cerca puede sentir mucho mejor su olor, escuchar su respiración acompasada, distinguir los matices de su piel iluminada por la lámpara de mesa. Ella tiene desparramado por el brazo del sofá ese pelo de champú cálido y fragante, del color del sol, que Spike se muere por tocar.

Spike es un vampiro, una bestia asesina. La Cazadora dormida ante él es una oportunidad imposible de desaprovechar.
Se decide por fin y nerviosamente saca del bolsillo del dúster una cámara desechable. Le hace a Buffy una foto apresurada y luego, tras mirarla de nuevo unos instantes, huye en la noche.

 

 

FIN