El ángel caído


Al final de Dead Things



Ha llegado tambaleándose hasta la cripta. Empujando la puerta dolorosamente, con el hombro, cerrando tras de sí. Le ha parecido más fría que nunca, más gris, más solitaria. Llena de sonidos del dolor resonando en sus oídos.
Más o menos cojeando llega hasta la cama de hierro, donde se deja caer pesadamente, boca abajo. Cierra los ojos en la oscuridad sólo iluminada por el resplandor de la luna en las cristaleras. No hay ninguna vela encendida, ninguna llama con su ilusión de calidez y de vida. Spike está muy cansado.
La ha visto salir corriendo de esa comisaría, desde el suelo del callejón. No sabe a dónde iba, pero al menos no se quedó dentro así que todo está bien.
El dolor sordo no remite, la boca, el pómulo hinchado, la ceja. Piensa en levantarse y coger una botella de bourbon que guarda por ahí, bebérsela hasta dormirse, el alcohol embota los sentidos, también apacigua al dolor, pero no encuentra fuerzas para moverse. Ella le ha dado muy duro. Spike se pregunta a veces si ella es consciente de la fuerza que tiene como Cazadora...él no le devolvió los golpes pero realmente no habría podido hacerlo, no al cabo de un rato.

Cierra los ojos fuerte porque no quiere recordarla de ese modo, quiere recordarla gimiendo bajo su cuerpo, abrazándolo, susurrando su nombre. Su nombre al oído mientras el placer de sentirlo la derrite y olvida que no debe quererlo y Spike se siente tan bien. Se siente amado. Fugaces momentos que se pierden enseguida y que él atesora uno tras otro, en el fondo de su corazón inútil. Daría cualquier cosa por sentirla junto a su cuerpo aterido ahora mismo, por sentir su calor.

Pensar en ella en su cama le ayuda a seguir adelante cuando la mira y ella le vuelve la cara con desprecio. O cuando ella no puede más y lo paga con él gritándole o golpeándole como esa noche. Spike realmente no entiende por qué ella ha querido entregarse a la policía. Lo puede entender a un nivel intelectual...pero no lo entiende de verdad. Esas estúpidas razones, la muerte de esa chica. Spike sí cree que ella desea a veces acabar con todo, desea morir, y esa era una de las maneras de detenerse. Buffy posiblemente no sabe eso.
Spike no va a abandonarla. A él no le importan los golpes, los gritos, las humillaciones, las palabras que hieren más que nada en el mundo. Sabe desde hace mucho tiempo que el amor duele. Sí le hacen daño, claro, eres una cosa no eres un hombre. No puedo quererte. Pero luego la mira y lo olvida todo. O hace como que lo olvida. A Spike sólo le importa ella.
Él la mira y sólo piensa que es un ángel caído. ¿No es un ángel caído alguien a quien han expulsado del cielo? Sabe un poco de eso, cree. Lo aprendió hace mucho, mucho tiempo. No cree que nadie más de los que rodean a Buffy entiendan eso realmente. Que un ángel caído es un demonio. Que a veces no encuentra la manera de volver a ser luz, y se queda sufriendo en las sombras para siempre.

 

 

FIN